Home / Estudios Bíblicos / 5777 / Vete para ti

Vete para ti

Cada que leo esta porción de la Torah, las palabras Lej leja, que pueden traducirse como “Vete para ti”, me hacen considerar este episodio de una manera muy personal,
“Vete para ti de la tierra y de tu lugar de nacimiento y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré” [Bereshit 12:1].
Entonces me pregunto, ¿qué es lo que tengo que hacer?

Hay grupos religiosos que lo enseñan de una manera alegórica, viendo a nuestro patriarca como aquel hombre que debe dejar su antigua vida, o dejarlo todo para ahora seguir a su Di-s.
Si bien es una manera respetable de verlo, quiero compartir contigo lo que dejaron en mí las palabras “Lej leja / Vete para ti”.

La traducción al español nos deja ver que nuestro patriarca se fue de cierto lugar por instrucción de HaShem.
El diccionario define ‘irse’ como: “Dejar o abandonar un lugar para llegar a otro”. De aquí que algunos pueden sustentar la enseñanza de, dejarlo todo atrás para servir a Elokim.

Echemos un vistazo a lo que las Escrituras tienen para enseñarnos y hagamos una pregunta: ¿Realmente nuestro patriarca dejó todo en ese momento?
Si tu respuesta es ‘Sí’, salta otra pregunta: ¿En qué momento nuestro patriarca recibió estas palabras? ¿En qué momento se le fue dicho “Vete para ti”?

El Brit jadashah nos abre el panorama:
Ma’ase hashaliajim [Hch] 7:2-4 Y él respondió: —Hermanos y padres, escuchen. El Elokim de la gloria apareció a nuestro padre Abraham cuando estaba en Ur Kasdim, antes que habitase en Jarán,
Y le dijo: “Sal de tu tierra y de tu parentela y vete a la tierra que te mostraré.”
Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Jarán. Después que murió su padre, Elokim le trasladó de allá a esta tierra en la cual ustedes habitan ahora
.

Vamos el respaldo en la Torah:
Bereshit [Gén] 11:31-32 Teraj tomó a su hijo Abram, a su nieto Lot hijo de Jarán, a Sarai su nuera, mujer de su hijo Abram, y partió con ellos de Ur Kasdim para ir a la tierra de Kena’an. Y fueron hasta Jarán y se establecieron allí.
Teraj vivió 205 años, y murió Teraj en Jarán
.

Con lo anterior podemos preguntar algo interesante.
Abraham abinu recibió el llamado en Ur Kasdim cuando su padre aun estaba con vida.
“Suponiendo que ‘Lej leja’ es dejarlo todo”, ¿por qué de Ur kasdim viaja junto con su padre hasta Jaran? ¿No acaso parte de la instrucción era dejar la casa de su padre?

Vamos a complicarlo un poco más, si “suponiendo que ‘Lej leja’ es dejarlo todo”, ¿por qué razón se lleva a su sobrino y a otras personas consigo?
Bereshit [Gén] 12:4-5 Abram se fue, como HaShem le había dicho, y Lot fue con él. Abram tenía 75 años cuando salió de Jarán.
Abram tomó a Sarai su mujer, a Lot su sobrino y todos los bienes que habían acumulado y a las personas que habían adquirido en Jarán; y partieron hacia la tierra de Kena’an. Después llegaron a la tierra de Kena’an
.

¿Qué puede estar diciéndonos la frase “Lej leja”?
No lo veamos simplemente como irse para no volver o dejarlo todo atrás.
La palabra “Lej” viene de “Halaj” que ejemplifica un caminar, y la misma raíz se utiliza cuando leemos “Et haElokim hithalej Noaj / Con Elokim caminó Noaj”.
Ello nos da la pauta para poder leer la frase como “Camina para ti”.
Pero, ¿caminar en qué sentido?

La tradición de nuestro pueblo nos ayuda a ver al patriarca, como un hombre que buscaba el monoteísmo, teniendo certeza en la existencia de un Único Creador de todo; y estando en desacuerdo con la adoración a dioses hechos por las manos del hombre.
HaShem, considerando su actuar, escogió y alentó al patriarca para caminar por la senda que tanto había buscado, la senda que lleva de manera intrínseca, el servir al TodoPoderoso HaShem.

En ese caminar, nuestros pasos no serán condicionados o dirigidos ni por nuestra tierra, ni por nuestro lugar de nacimiento, ni por la casa de nuestro padre; pues todo lo anterior puede influenciar e incluso determinar nuestro destino.
Al obedecer las palabras “Lej leja”, nuestros pasos serán dirigidos por HaShem, quien se encuentra muy por encima de todo ello.
Haciendo esto cambiaremos nuestras supuestas verdades, por el cumplimiento de la Voluntad Divina, para encontrarnos y obtener un resultado completamente diferente.

Esto se puede ejemplificar cuando a nuestro patriarca le es anunciado que tendrá descendencia propia.
Bereshit [Gén] 15:1-6 Después de estas cosas vino la palabra de HaShem a Abram en visión, diciendo: —No temas, Abram. Yo Soy tu escudo, y tu galardón será muy grande.
Abram respondió: —Mi Señor HaShem, ¿qué me has de dar? Pues continúo sin hijos, y el heredero de mi casa será Eli’ezer, de Damasco.
—Añadió Abram—: A mí no me has dado descendencia, y he aquí me heredará un criado nacido en mi casa.
Y he aquí que la palabra de HaShem vino a él diciendo: —No será éste el que te herede, sino que alguien que salga de tus entrañas será el que te herede.
Entonces lo sacó fuera y le dijo: —Mira, por favor, al cielo y cuenta las estrellas, si acaso las puedes contar. —Y añadió—: Así será tu descendencia.
El creyó a HaShem, y le fue contado por rectitud
.

Se enseña que antiguamente las personas utilizaban las estrellas para poder conocer el futuro o destino de las personas, y nuestro patriarca había visto en ellas, que no tendría hijos.
Los Maestros enseñan que al mencionarse las palabras “lo sacó fuera”, nuestro patriarca fue colocado en un plano, en el que la influencia de estos astros no tendría efecto en su vida.

Rashi [z”l], comenta al respecto de Bereshit 15:5.
Abraham dijo: “yo vi en las estrellas que no podré jamás tener hijos”.
Lo sacó afuera como diciéndole: sal de tus astrologías”.
La palabra “habet”, significa ver desde arriba hacia abajo, lo subió Elokim por encima de las estrellas y le dijo: “Observarlas desde arriba” tú estás por encima de todo eso.
De aquí se aprende “Israel lem’alah min hamazal” [Israel está por encima de la suerte y los astros]
.

HaShem le pide a nuestro patriarca que camine, no en lo que en apariencia ya tiene trazado [tierra, lugar de nacimiento, casa paterna], sino que lo haga por donde Él le mostrará.
Y no es nada más caminar por caminar, hay que hacerlo siempre bajo la dirección Divina, en donde por nuestra obediencia obtendremos nuestra recompensa, pues está escrito: Abram tenía 99 años cuando HaShem se le apareció y le dijo: —Yo soy El Shadai; camina delante de Mí y sé perfecto. Yo cumpliré Mi pacto entre Yo y tú, y te multiplicaré en gran manera [Bereshit 17:1-2].
“Lej leja”, hazlo por ti, tú eres quien lo necesita.

Algo similar sucede con Rut moabita:
Rut 2:11 Bo’oz le respondió diciendo: —Ciertamente me han contado todo lo que has hecho por tu suegra después de la muerte de tu marido, y que has dejado a tu padre, a tu madre y la tierra donde has nacido, y has venido a un pueblo que no conociste previamente.
Dicho en otras palabras: “Has caminado por la senda de la Voluntad Divina, ahora serás parte del pueblo”.
Y continúa diciendo: Rut 2:12 ¡Que HaShem premie tu acción! Que tu recompensa sea completa de parte de HaShem Elokim de Israel, ya que has venido a refugiarte bajo Sus alas.
A la postre, Rut formó parte de una de las tribus más emblemáticas en el pueblo de Israel, la tribu de Iehudah
.

De una manera literal, Abraham abinu caminó fuera de su tierra, del lugar donde había nacido y de la casa de su padre, teniendo plena convicción en lo que HaShem le prometía a causa de su fidelidad.
La convicción de nuestro patriarca tiene que ser vista e imitada por cada uno de nosotros, tal y como sucedió con Lot, de quien está escrito: “Vaielej ito Lot / Y caminó con él, Lot”.
Lot vio que el caminar de su tío a través de este mundo era bueno y digno de imitar, por tal razón decide caminar con él.
No fue nuestro patriarca quien se lo llevó a la fuerza, lo tomó consigo después de que él decidiera seguirlo.

Pero Lot me deja 2 grandes enseñanzas. La primera que ya mencionamos, estar dispuestos a seguir el ejemplo de nuestro patriarca, dejar en apariencia “todo” por lo que parece “nada”. Y una vez que estamos en esa “nada”, nos damos cuenta de que es al contrario, dejamos “nada” por ganar un “todo”.

Y la segunda enseñanza, es que aun en ese caminar, aun cuando me dirijo con base en los preceptos Divinos, si me descuido, voy a seguir lo que a mis ojos les parece bueno y agradable.
Lot a la postre se separa del patriarca, y escoge el lugar que aparentemente es bueno y mejor, sin ver más allá, sin percatarse de que sus habitantes causarían la destrucción de aquel lugar.

Iojanan [Jua] 8:39 Respondieron y le dijeron: —Nuestro padre es Abraham. Iehoshua’ les dijo: —Puesto que son hijos de Abraham, hagan las obras de Abraham.

Consideremos “Lej leja” de dos maneras, literal y alegórica.
Si el llamado de HaShem viniera a ti el día de hoy, diciéndote que camines por una senda completamente diferente a la que tienes, ¿estarías dispuesto a seguirla?
No nos metamos en complicaciones filosóficas, de manera literal, ¿estamos realmente dispuestos a viajar de un pueblo a otro, de una ciudad a otra, de un país a otro; con tal de cumplir la Voluntad de nuestro Creador?

Nuestra respuesta inmediata puede ser un Sí, pero no hablemos solo por hablar, recordemos lo que el Rab Iehoshua’ hamashiaj enseñó: Y no piensen decir dentro de ustedes: ‘A Abraham tenemos por padre.’ Porque yo les digo que aun de estas piedras Elokim puede levantar hijos a Abraham.
El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles. Por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego [Mateo 3:9-10]
.

Y repito, consideremos ambas formas, pues las palabras de la Torah no son solo enseñanzas alegóricas, pedagógicas o místicas, son enseñanzas que deben demostrarse físicamente en cada una de nuestras vidas y tener la oportunidad de compartirlo con quien lo necesite.

Bereshit [Gén] 17:5 Ya no se llamará más tu nombre Abram; tu nombre será Abraham, pues te he constituido en padre de una multitud de naciones.

El nombre Abram significa “Padre elevado”, donde elevado alude a un estado de inconexión con el mundo.
El nombre Abraham en cambio significa “Padre de multitudes”, nombre que refleja a Abraham en su estado de conexión con las criaturas, y tal como refleja su condición de líder para encaminar a la gente en el sendero del monoteísmo
.
[Nota Torat emet, página 31]

Vete para ti, atrévete a caminar tal como lo hizo nuestro patriarca, que ni lo literal ni lo ‘espiritual’ te sean un obstáculo en tu relación con Él.

¡Que la bendición de HaShem esté en tu vida!

Copyright © 2016 www.bethaderej.com. Todos los derechos reservados.

Sobre Sharet Mijael

Mijael es editor de contenido para la página de Bet Haderej [mijael.cruz@bethaderej.com]

Comentar

x

Check Also

La mala relación entre hermanos

De manera general es mucho más fácil enojarse con un familiar que con un desconocido, ...